17 abril, 2015

El cactus candelabro y las maravillas que lo acompañan

¿Os acordáis de cuando estuve "en Marte"? Pues al final pude volver e ir más allá. Aquel día recorrí la Quebrada Tinajas, un valle cercano a Lima por el que discurre una pista de tierra que atraviesa un paisaje desértico tan hostil que, si nunca has ido por allí o no estás acostumbrado a la naturaleza tan espectacular de Perú, casi da miedo.


La última vez no logré pasar de la zona que está tan vacía de vegetación.


Cuando vas por la pista de tierra te das cuenta de que circulas sobre grandes deslizamientos de tierra y que, si hubiera uno en ese mismo instante, no tendrías por dónde escapar. Incluso se cruza en varias ocasiones el enorme cauce seco de un río (el arbusto que se ve en la foto tiene aproximadamente un metro de alto) por el que en momentos de eventos de lluvia extrema debió de caer un gran huayco (aluvión o masa de lodo y piedras que arrasa con todo):

Incluso se pueden apreciar los restos de huaycos de menor tamaño, que han depositado sucesivas masas de lodo en el cauce:


Yo me quedé aquí, pero el fin de semana siguiente volvimos concienciados para seguir más adelante y poder ver los cactus candelabro, que era la idea desde el inicio.

Este lugar es el desierto. Nunca llueve. Por eso no hay casi plantas, solo algún cactus y, donde llegan las nieblas que vienen desde el mar, comunidades de tillandsias. Pero si seguimos avanzando alejándonos del mar y subiendo hacia la montaña, nos encontramos con que empiezan a verse más cactáceas (esos puntitos oscuros de las laderas):

Avanzamos más y vemos que aparecen otras plantas de hojas verdes junto con los cactus:


Neoraimondia arequipensis

Empezamos a subir

Y este día estábamos de suerte, porque había llovido un sábado por la mañana en Lima, donde casi nunca llueve, y eso significa que debe de haber llovido aquí también, puede que algo más. Gracias a eso había muchas plantas verdes y flores que aportaban colores al desierto, haciendo que la visita fuera una experiencia mágica:
Quizás el cactus podría ser Loxanthocereus acanthurus, pero no lo sé. Hago estas identificaciones basándome en lo que ponen, sobre las excursiones que han hecho a este lugar, en la página de facebook de la Sociedad Peruana de Cactus y Suculentas

¡¡El desierto lleno de flores y de verde!! ¿¿no es precioso??


Cumulopuntia sphaerica:




Empiezan a verse las siluetas de lo que había venido a buscar: Browningia candelaris, el cactus candelabro:



Esta planta es espectacular. Muy grande...mide alrededor de unos 5 o 6 metros de altura:


Ese día estuve en el paraíso:

Iba esperando un paisaje árido, marrón, polvoriento, con enormes cactus...sin embargo me encontré con esto:


Browningia candelaris (el cactus candelabro, del que ya os había mostrado algunas imágenes aquí) es una planta muy singular. Su nombre vulgar es "tinaja", "soberbio" y "candelabro" (Fuente: "The Great Cacti: Ethnobotany & Biogeography" de David Yetman). Eso explicaría el nombre del paraje "Quebrada Tinajas".


Esta especie se distribuye entre el norte de Chile y el sur de Perú (subiendo hasta Lima), a lo largo de más de 1300 km, teniendo un área de distribución incluso mayor que el saguaro de Norte América. Habita el desierto costero del Pacífico, donde la lluvia junto a la costa es tan escasa como 5 mm al año. En zonas algo más elevadas, que es donde se encuentra el cactus candelabro (entre 1600 y 2800 m de altitud), pueden pasar años sin que llueva e incluso en la zona costera del norte de Chile nunca llueve.

El desierto está ahí debido a dos fenómenos. Un clima con aires fríos creados por la corriente marina fría de Humboldt, que evita que se generen lluvias, y el efecto sombra de lluvia que hacen las altas montañas de la Cordillera suramericana, evitando que la humedad que viene desde el Atlántico llegue a la falda occidental de los Andes.

Este gran cactus, de 5-6 metros de alto (a veces hasta 7), tolera muy bien la falta de agua y su límite inferior altitudinal está marcado por la altura a la que llegan las esporádicas lluvias estivales. Pueden pasar varios años entre las lluvias, pero el cactus sigue creciendo. Eso sí, parece que muy despacio, ya que según el libro que he citado, en la colección de Graham Charles en un invernadero de Inglaterra, el cactus ha crecido 25 cm en 25 años (al parecer un saguaro, que también crece lentamente, habría crecido 1 m en ese tiempo). Esto significa que, creciendo a esa velocidad, un cactus de 5 m podría tener 500 años. (Aquí hago un paréntesis para hacer un aporte propio: habría que ver a qué velocidad crecen las ramas del cactus, ya que imagino que es diferente a la del tronco principal; y no sé si todas las ramas o brazos crecen a la vez o primero unas y luego otras, en cuyo caso el número de brazos también indicarían mayor o menor edad. No sé si habrá estudios científicos sobre el asunto, aunque me inclino a pensar que no, al menos en Perú).
Cactus Armatocereus matucanensis detrás de los ejemplares de Browningia candelaris

A lo largo de toda la distribución del cactus, los lugares en los que crece varían un poco en cuanto a condiciones climáticas. De hecho, aquí en Quebrada Tinajas, de donde son las imágenes que hoy os traigo, hay más humedad que en otros lugares en los que habita. Según el libro citado, puede recibir hasta 200 mm de lluvia en un año (para que os hagáis una idea, eso es más o menos la media de lo que llueve en Almería, que es donde tenemos desierto en España. En Madrid llueve una media de 400 mm al año). Es decir, es un lugar muy húmedo para estos cactus, y se encuentran acompañados por otras cactáceas. Algunas de ellas son Armatocereus matucanensis (se ve en la foto anterior), Espostoa melanostele (ya veremos fotos de este cactus), Haageocereus pseudomelanostele (el que veíamos en la entrada anterior) y Melocactus peruvianus (que también veremos más adelante en el post).

Pero hay otros lugares en los que parecen la única planta existente. 

Su figura solitaria contrasta frente al cielo, al ser lo único que sobresale del borde de la montaña:

El cactus crece como una columna y se recubre de largas espinas que disuaden a los predadores naturales de acercarse e intentar morderlo (guanacos, por ejemplo). A partir de los dos metros deja de producir esas espinas y comienza a ramificarse, adquiriendo la forma de candelabro y generando brazos fuera del alcance de los grandes herbívoros. 



Es en estos brazos donde se forman las flores y frutos (de 200 g de peso, dulces), y donde se posan los pajarillos. Pero en el tronco principal nunca dejan de crecer espinas (una buena defensa teniendo en cuenta el trabajo que le debe costar crecer en un ambiente tan árido...no puede permitirse ser dañado).


Es majestuoso...pero le cuesta renovarse debido a la influencia humana en su ambiente tan hostil. Sus troncos son fuertes pero ligeros, lo que les hace interesantes para asentamientos cercanos, y las cabras acaban fácilmente con los nuevos y tiernos retoños. Teniendo en cuenta que las semillas no siempre encuentran el momento adecuado para germinar (deben aprovechar los años en los que llueve algo) y que su ratio de crecimiento es muy lento, además de que es habitual que se produzcan invasiones (gente que va a un lugar y se queda ahí, pone una casa de 1 m cuadrado hecha de adobe o cualquier otro material aún menos estable)...no le veo un gran futuro al cactus. Pero espero que se tome conciencia y se protejan.

Imaginaros cuántos años puede tener este ejemplar si yo mido 1,65 m... pues más o menos 4,5 m de altura que podrían equivaler a 400 años de edad...o más.

 

Os contaré una anécdota después de tantos datos sobre el cactus...
Esa planta que está a sus pies y que posee unas hojas bastante grandes y verdes es la que vimos en el post sobre AntioquíaCnidoscolus basiacanthus. Pertenece a la familia de las euforbias (Euphorbiaceae). Como ya dije en aquel post, las plantas de este género tienen pelos o pequeñas espinas irritantes. Y esta vez ¡sí que lo he comprobado en carne propia!
Al hacerme la foto junto al cactus no me di cuenta y las hojas de esta planta rozaron mi pierna derecha. Empecé a sentir picor e inconscientemente acerqué mi mano para rascarme la pierna. No le hice caso pero al volver al coche y sentarme, me vi la pierna y se me había enrojecido una superficie tan grande como la palma de mi mano. Justo en el centro me habían salido lo que parecían dos picaduras bastante grandes de mosquito. Pensé, "caray, cómo pican aquí los mosquitos sin que te des cuenta". Pero después de unos 5 minutos ¡¡mi piel volvió a estar normal, sin rojeces ni picaduras!! Eso no suele pasar si te pica un bicho...así que ahí me di cuenta de que ¡¡me había picado la planta!! jajaja, me tiene fascinada desde entonces. 
Ya no había signos de la picadura pero de vez en cuando me escocía la pierna, como cuando te pica una ortiga. Incluso por la noche me desperté debido a las molestias...pero ya fue la última vez.

La planta está sin hojas durante una época del año, viéndose solo unos tallos engrosados y a veces flores de color blanco. En verano (meses de diciembre a abril) le salen las hojas y se ve como en estas fotos.

Mezclada con ella hay hierbas que estaban floreciendo:



Otra de las plantas que hay junto a los cactus es Jatropha macrantha (huanarpo macho), otra euforbia del género Jatropha que es conocida como la viagra peruana. Los tallos jóvenes (que están sin hojas durante gran parte del año, igual que en Cnidoscolus basiacanthus) se asemejan a "la anatomía masculina" por lo que le atribuyen propiedades de las cuales no sé si habrá prueba científica. Aún así os dejo este enlace en inglés donde habla de ello.



Se parece a plantas que se usan en jardinería, como Jatropha podagrica.


No sé qué especie será esto:

Espostoa melanostele, creo:


Y el precioso Melocactus peruvianus:


El fruto:


Supongo que esto son ejemplares más jóvenes, que aún no han florecido...



Parece alguna especie silvestre de Convolvulus:

Espostoa melanostele:




No sé qué es esto pero me llamaron la atención sus flores a punto de abrir:

¿Y esto?

Aparte de lo que ya os he mostrado, hay muchos otros arbustos y plantas herbáceas interesantes, pero no sé qué son:





Un día en el supermercado en Lima, en la sección de frutas y verduras, vi un envase de plástico que contenía unas cosas que parecían sandías pero de un par de centímetros de largo. No recuerdo bien lo que ponía en la etiqueta pero creo que era sandía enana o sandía silvestre de Perú. A lo mejor era otro nombre porque no encuentro nada en la red referente a ello...pero el caso es que al encontrarme esta planta trepando por una roca me acordé instantáneamente de lo que había visto en el mercado:

No sé qué será pero...desde luego se parece a la familia de los melones, sandías, pepinos y calabazas. Actualización: creo que se trata de una especie del género Melothria.



También hay helechos en las grietas de grandes rocas:


¡Podría quedarme aquí todo el día, o toda una semana! y aún no terminaría de descubrir todas las sorpresas que este paraíso encierra. Sin embargo va siendo hora de volver e imagino que estaréis cansados de un post tan largo (mirad el tamaño de las piedras que en otras fotos parecen pequeñas):




También Espostoa spp. creo

Esa es la ruta de vuelta a "Marte":





Y aunque una vez abajo, en la parte baja del valle, todo parece tan inhóspito...

Hay vida...Haageocereus pseudomelanostele carminiflorus (o eso creo):

Estas son las flores más abiertas que pude encontrar...

Y mientras las fotografiaba, empecé a oír un zumbido y me giré...


Pensaba que era una avispa o un gran escarabajo...pero también hacía otros ruidos. ¡¡¡Era un colibrí!!! y estaba a mi espalda esperando su turno para tomar polen de la flor :D. ¡Qué experiencia tan bonita! la pena es que obviamente se asustó y no pude sacarle una foto, así que tendréis que conformaros con las de estas flores a medio abrir:


Me despido con la imagen de lo que parece ser una Neoraimondia arequipensis joven...¡mirad la longitud de esas espinas!


Me podrían atravesar la cabeza de lado a lado...miden más que mi mano...

Adios al paraíso...y a Marte.

29 comentarios :

  1. Lisa, que preciosidades nos traes ¡ como me encantan ! yo tampoco me cansaría de verlo. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Teresa! ay...yo sólo estuve ahí un par de horas pero se me ha quedado grabado en la mente...estaría ahí todo el tiempo :). ¡¡Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Really enjoyed that Lisa and we continue to be amazed with the places you visit and the things that you see!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks :)!! I was amazed with this place...I had never seen something like it. I suppose the only similar thing are the saguaros in North America and I haven´t been there.

      Eliminar
  3. Wow! Isn't a desert just amazing after a rain? That cactus is so very cool and glad your leg didn't give you to much pain.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. It is :)!! thank you, I am amazed by that plant even more after that, hehehe. And I love those cactus :)

      Eliminar
  4. Madre mía, Lisa! Si con las espinas de esos cactus se podría tejer!!!
    Impresionantes y preciosas las imágenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja ¡tienes razón!! sirven para tejer, no se me había ocurrido :) gracias Mónica :)

      Eliminar
  5. Te envío un fuerte abrazo,
    esta entrada es un maravilloso regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias Maruxa!! :D. ¡Otro fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Qué suerte! Vas a visitar el desierto y llueve el día antes para que lo veas florido y hermoso... ¡y hasta un colibrí! Impresionante, la verdad... ¡tus viajes son una maravilla tras otra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Manuel :). Sí ¡lo del colibrí fue mágico!

      Eliminar
  7. Lisa como me gusta viajar contigo y además sin cansarme jajajajaa. Las plantas que nos muestras son realmente curiosas y originales. Es fascinante que crezcan entre tanta piedra. Un besin enorme y se muy feliz. Y además decirte que estas muy guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, es fascinante que crezcan en lugares tan secos :). Muchas gracias por los piropos, jejeje. ¡¡Un beso enorme Lola!! :D

      Eliminar
  8. Gracias Lisa por compartir, son muy buenas fotos! Que bueno que tengas ese gusto por la naturaleza. En mi voluntariado por 3 meses en Lomas de Lachay (LIMA) también pasé observando gran parte de mi tiempo flores de cactus, especialmente Haageocereus tenuis, acranthus y Loxanthocereus. Siempre quise visitar Tinajas quebrada porque es uno de los dos sitios donde se encuentra al haageocereus pseudomelanostele carminiflorus, lastimosamente no conozco como llegar a la zona ni nadie que lo sepa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jesús! estuve en las Lomas de Lachay y aún tengo pendiente escribir un post sobre un lugar tan especial. ¿Cuál es el otro sitio donde hay Haageocereus pseudomelanostele carminiflorus? no sabía que solo había en dos lugares. Es fácil llegar a Tinajas, solo tienes que seguir la carretera que en google maps llaman camino de Pachacamac.

      Eliminar
    2. El otro lugar es el Cerro de Manchay según este artículo del 2004 sobre la distribución del género Haageocereus en Lima.
      http://www.scielo.org.pe/scielo.php?pid=S1726-22162004000100003&script=sci_arttext

      Eliminar
    3. ¡Muy interesante! si algún día vuelvo quizás lo visite. Muchas gracias por el artículo :).

      Eliminar
  9. Simplemente maravilloso este Reportaje.
    Enhorabuena.
    Un fuerte abrazo de agradecimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchísimas gracias Maruxa!! siempre tan cariñosa :). ¡¡Un fuerte abrazo para ti también!!

      Eliminar
  10. Muchísimas gracias por todo lo que publicas en tu blog. He dado con él buscando información sobre la Browningia candelaris. Aunque vivo en España he visto ejemplares de esta especie sólo en el sur de Perú cerca de Tacna y en el norte de Chile entre Arica y el P.N. Lauca. Sueño con poder conocer algún día la quebrada Tinaja, muy conocida por los aficionados a las cactáceas.

    Mil gracias por las magníficas fotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola!!muchas gracias :). ¡Me alegro de que te haya gustado! a mi me encantó ir allí...a ver si algún día puedo volver. Aunque para ver Browningia me vale cualquier sitio en el que esté. Es una planta espectacular. Yo los vi también cerca de Nazca. Hasta Tacna y el norte de Chile no he podido ir, pero ganas no me faltan. La flora de toda esa zona del mundo es apasionante. Muchas gracias a ti por tu comentario :).

      Eliminar
  11. Muchísimas gracias por todo lo que publicas en tu blog. He dado con él buscando información sobre la Browningia candelaris. Aunque vivo en España he visto ejemplares de esta especie sólo en el sur de Perú cerca de Tacna y en el norte de Chile entre Arica y el P.N. Lauca. Sueño con poder conocer algún día la quebrada Tinaja, muy conocida por los aficionados a las cactáceas.

    Mil gracias por las magníficas fotos

    ResponderEliminar
  12. Hola qué tal es increíble que yo, siendo limeño no haya podido ir del todo a esto lugares tan hermosos, me encanta tu blog! soy biólogo y trabajo con cactáceas y créeme que tus post me han ayudado bastante para mis registros :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Andrés! Muchas gracias :). ¿En serio te sirve mi blog? ¡Cuánto me alegro! A mí me cuesta encontrar información sobre las plantas peruanas pero intento poner lo que consigo averiguar con prudencia ya que es fácil equivocarse... Muchas gracias y espero que pronto visites todos esos lugares tan impresionantes que hay cerca de Lima.

      Eliminar
    2. Te invito a revisar estos artículos: TODOS LOS CACTUS REGISTRADOS EN EL PERÚ (http://www.minam.gob.pe/diversidadbiologica/wp-content/uploads/sites/21/2014/02/document.pdf)
      Y TODAS LAS HERBÁCEAS QUE NO PUDISTE IDENTIFICAR(FLORA DE LOMA COSTERA PERUANA) https://www.researchgate.net/publication/274374014_Guia_de_Flora_de_las_Lomas_de_Lima
      ESPERO TE SIRVA PARA ENRIQUECER TU BLOG QUE DE POR SÍ ES EXCELENTE!! :D

      Eliminar
    3. ¡¡Hola Andrés!! ¡¡¡muchiiiiiiiiisimas gracias!!! ¡¡me sirve muuuucho!! no sabes cuánto te lo agradezco :).

      Eliminar
  13. Hola Lisa, me encantó tu post, está muy bien ilustrado y leerlo al ismo tiempod de ver las fotos fue bastante apasionante, es como si pudiera estar en ese mismo lugar, que aún no conozco. También al igual que muchos comentaristas, estoy interesado en el tema flora y fauna del desierto costero en Lima, en especial de la zona de Cieneguilla, donde he estado preparando algunos breves artículos al respecto.
    Felicitaciones
    Ronald San Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Ronald!!! ¡¡¡muchísimas gracias!!! cómo me gustaría poder visitar esos lugares todos los días. Hay una flora espectacular. Muchas gracias por tu comentario y perdona que últimamente tarde tanto en contestar.

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...