16 marzo, 2015

Un jardín dentro de una cueva (la Cueva de la Sierpe)

Hace poco hemos hablado de plantas que crecen en el desierto, en zonas donde nada más es capaz de sobrevivir. Pues bien, hoy me voy a otro extremo...en este caso es un lugar con humedad, pero con poca luz: el interior de una cueva.

Es la Cueva de la Sierpe, que está en la Serranía de Cuenca (España), cerca de mi pueblo. En concreto pertenece al término municipal de Cañizares y está en el paraje conocido como Embalse del Molino de Chincha o la Presa de Chincha.

Se trata de una gruta cuya bóveda principal es de gran tamaño. A sus pies discurre el río Guadiela que, tras ser embalsado, ha impedido durante décadas el acceso a la cueva. Yo siempre había entrado cruzando el río a nado y con un gran flotador en el que ponía las zapatillas y las linternas para que no se mojaran. Sin embargo, recientemente han construido una pasarela de madera que permite llegar cómodamente al interior de la cueva, sin mojarse.

En esta imagen, para tener una idea de la escala, se ven personas en el extremo derecho. Es por ahí por donde accede la pasarela:

El tamaño de esta gruta es muy grande y se ha utilizado desde la antigüedad. Los pastores se refugiaban en su interior con el ganado y su cercanía al agua del río la convertía en el lugar ideal, incluso para nuestros antepasados del paleolítico. La cueva continúa, pero la subida del nivel freático a consecuencia de la creación del embalse impide recorrer las galerías sin equipo especializado. Al fondo de la misma hay una zona inundada, en medio de la cual se puede ver, si el nivel de agua no está muy alto, una gran estalagmita. Me han contado historias de esqueletos antiguos y otros tesoros en las galerías interiores...pero ahora estarán inundados.

Aunque esta gran bóveda, al ser la boca de entrada, no cuenta con espeleotemas muy vistosos, sí que tiene algunas cosas especiales. La más especial desde mi punto de vista es una gran colada travertínica a la entrada, cubierta por completo de cristales de calcita: 



Antes de la construcción de la pasarela esto estaba relativamente seguro, pero ahora que es más fácil acceder me preocupa que la gente lo pise, lo rompa o lo estropee...algo que ha tardado cientos de años en formarse y que es tan bello.



En su superficie cubierta con mini gours también encontramos "hojas" de cristal (pequeñas hojas de hiedra y de otras plantas que han quedado cubiertas por cristales): 

Una hoja en proceso de ser cubierta por calcita: 

Y otra hoja ya cubierta (en el tercio inferior de la foto)...al igual que un par de ramas:
No sé qué mineral será el que le da esos colores...¿o serán algas microscópicas? supongo que no... 
En la zona a la que llega algo de luz del exterior crecen las plantas...obviamente, sin luz no se puede hacer la fotosíntesis, así que siempre será necesario que haya algún hueco por el que entre un rayo del sol si queremos tener plantas en el interior de una cueva:

La Cueva de la Sierpe tiene su propio jardín, en el que los colores ocres del suelo y el aspecto lunar e inhóspito de la cueva contrastan con el verde y las formas de las plantas, entre las que encontramos algunas que parecen ser del género Geranium:

y helechos del género Adiantum o culantrillos:



Más cerca aún de la salida entra mayor cantidad de luz. Es por ello que ahí prosperan plantas como las ortigas (Urtica spp.) (si uno pasa por ahí sin mirar le picarán las piernas...lo sé por experiencia). Curiosamente, parece que en una cueva en China se han descrito especies de la misma familia (género Pilea) que viven dentro de cuevas, con muy poca luz. Lo he leído aquí.

Una imagen de la entrada a la cueva vista desde el agua. Ahora existe una pasarela de madera (esta foto es de la última vez que entré a nado, en el 2009):


Y estas son las vistas desde la pasarela de madera, antes de descender a la base de la roca, donde está la entrada a la gruta:

Aunque este pequeño mundo verde, subterráneo, no se puede comparar con el alucinante bosque tropical que hay dentro de la cueva Hang Son Doong (la más grande del mundo), algo es algo, y encima en la puerta de mi propia casa (en el minuto 1:19 del siguiente vídeo se ven plantas parecidas a las que yo he fotografiado en la Cueva de la Sierpe, y dispuestas de forma similar):


10 comentarios :

  1. Me encanta Lisa, que lugar más curioso. Un besin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, me alegro de que te guste :) Un beso.

      Eliminar
  2. ¡ Es preciosa Lisa. Me encanta .

    ResponderEliminar
  3. Oh that water is so green and the inside of the cave so mysterious. Thanks for the visit!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks for visiting :). Yes, that is the color of that water...because of the tipe of rocks.

      Eliminar
  4. Qué maravilla, Lisa! Cuanta variedad hay en la naturaleza y cuanta belleza!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me encanta lo que se puede descubrir :)

      Eliminar
  5. Qué tendrán los helechos que los hacen tan especiales, ya sean grandes, pequeños o medianos. Tan diferentes. Un día que vaya por Cuenca te voy a hacer una visita, hombre! Para que me enseñes unos cuantos de esos parajes chulos que te rodean ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Claro que sí!! será un placer. Los helechos son muy interesantes...quizás para los que vivimos en climas algo secos aún más.

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...