21 enero, 2016

Secuoyas, las más grandes (Sequoiadendron giganteum)

Los árboles más grandes del mundo, de nombre científico Sequoiadendron giganteum, también se pueden ver en la costa oeste de Estados Unidos. Ya vimos que en esa zona del mundo están los árboles más altos y los más viejos.





Pero hoy vamos a hablar de los de mayor volumen de madera. Al igual que pasa con Sequoia sempervirens, nuestro protagonista de hoy (Sequoiadendron giganteum) pertenece a la familia Cupressaceae (antes a Taxodiaceae, pero parece que se ha incluído la misma en la familia de las cupresáceas).

Actualmente es la única especie del género Sequoiadendron y está considerada como el árbol (no clonal) con mayor volumen de tronco del mundo. Cuando digo "no clonal" me refiero a que existen, por ejemplo, laderas enteras cubiertas por álamos temblones en Estados Unidos (Populus tremuloides) que son todos idénticos genéticamente y están conectados por medio del sistema radical, pudiendo considerarse un solo individuo.

El ejemplar llamado General Sherman, que está en el Parque Nacional de las Secuoyas, mide 83,6 m de altura, tiene un diámetro de tronco de alrededor de 10 m y pesa 6000 toneladas. Además tiene el tronco de mayor volumen con 1473,4 metros cúbicos.
En esta estupenda página sobre coníferas nos explican que existen datos referentes a una Sequoia sempervirens (recordad que es la otra secuoya, la de la costa) que fue cortada a principios del siglo XX y tenía un volumen de tronco medido de 1540 metros cúbicos.

La especie se distribuye naturalmente por el estado de California, Estados Unidos; concretamente en las estribaciones occidentales de Sierra Nevada y entre los 900 y 2700 m sobre el nivel del mar. Se dan habitualmente en rodales aislados de secuoyas, en zonas de bosques de coníferas mixtos de montaña. En cuanto a las temperaturas, habita zonas que pertenecen a la Hardiness Zone 7 (eso significa que la media de las mínimas está entre -17,7 y -12,2 grados centígrados).

Hay aproximadamente unos 65 bosques de secuoyas y yo, concretamente, visité Mariosa Grove (grove significa arboleda), dentro del parque nacional de Yosemite. De allí son las fotos. Dentro del parque hay otros dos lugares donde ver secuoyas, aunque no son accesibles en coche y hay que caminar unos kilómetros para llegar hasta ellas. Son Tuolumne Grove y Merced Grove.

Al poco tiempo de entrar te encuentras con este impresionante árbol caído ("Fallen Monarch", que significa monarca caído).




Visité la zona en julio de 2014. Desde entonces, Mariposa Grove ha estado cerrado debido a un plan de restauración para alejar el aparcamiento de coches de los grandes árboles y transformar los carriles que servían de camino a un trenecito que llevaba turistas en senderos que no hagan sufrir las superficiales raíces de estos gigantes debido a la compactación por circulación de vehículos. Podéis ver información en este link y un vídeo aquí.

Junto a las secuoyas encontramos, con un tamaño mucho más normal, plantas del género Equisetum, conocidas como cola de caballo. Estas plantas exsisten desde hace mucho y, de hecho, este género ha coexistido con las secuoyas desde la época de los dinosaurios.
Aquí vemos los Equisetum en el suelo

El éxito de estos bosques viene dado por el adecuado aporte de agua. Las secuoyas cuentan con un sistema radical poco profundo que se extiende varios metros en todas direcciones para abastecerse de agua. Por ello en el parque procuran proteger las bases de los árboles, para que la gente no pise alrededor y dañe las raíces por compactación del suelo.

Junto a estas secuoyas hay también otras especies de coníferas con troncos impresionantes (aunque pierdan protagonismo al estar al lado de estas). Algunas son Calocedrus decurrens (libocedro de California), Abies concolor (abeto del colorado), Pinus ponderosa (pino ponderosa) y Pinus lambertiana (pino de azúcar, cuyas piñas son enormes). Además todos están cubiertos por unos preciosos líquenes de color verde limón muy intenso:



La corteza de las secuoyas es muy gruesa y esponjosa. Esto les protege del fuego y de las letales temperaturas que este genera. Cada año se hace más gruesa, siendo una ventaja también frente a plagas de insectos y enfermedades.

Un elemento importante en el ciclo ecológico de las secuoyas es el fuego. Las pequeñas piñas de estos árboles, del tamaño de un huevo, pueden permanecer verdes y colgadas del árbol durante décadas, esperando a que la aparición del fuego, con su calor, seque la piña y haga caer las semillas. Otras formas de dispersar las semillas son las ardillas, que muerden las piñas para comer la parte carnosa de las mismas, y unos escarabajos que hacen agujeros en la piña. Pero el fuego (fuegos pequeños y de frecuencia entre 5 y 20 años) es un elemento indispensable en el ciclo, ya que no solo libera semillas sino que abre pequeños espacios en el tupido bosque, dejando entrar la luz del sol, eliminando competencia de otros árboles y generando un suelo rico en nutrientes perfecto para que germine la semilla y tenga éxito la nueva planta.

Múltiples años en los que los humanos han estado evitando fuegos en las zonas de secuoyas han dado lugar a dos problemas:
  1. Tras 100 años sin incendios por la llegada de los americanos europeos en 1850, cada vez germinaban menos y menos secuoyas, mientras que otros árboles empezaban a dominar el bosque.
  2. Se ha generado una gran cantidad de biomasa vegetal lista para arder, pudiendo alimentar incendios de grandes dimensiones que harían mucho daño al ecosistema. Es por eso que en la actualidad se realizan incendios o quemas controladas para que estos ecosistemas prosperen lo máximo posible y se renueven como lo harían antes de la llegada de los europeos.


En la base de muchas secuoyas hay una gran zona negra. Son cicatrices dejadas por los fuegos. Aunque se queme el centro del tronco de la secuoya, esta sobrevivirá si el fuego no mata todo el tejido vivo, que está justo bajo la corteza y en todo el perímetro del tronco. Con el paso del tiempo estas cicatrices acaban desapareciendo. Aquí podéis ver la de el Gran Grizzly, que es el ejemplar más grande en Mariosa Grove.

No es el más alto (63,7 m), pero tiene una circunferencia en la base de 29 m y unos 8,5 m de diámetro.

En el sotobosque hay plantas que a mi me encantan, como distintas especies de manzanita (Arctostaphylos spp.), muy de moda en la jardinería norteamericana más moderna:




Yo me quedé impresionada con este bosque. No es de extrañar que se hayan utilizado bosques como este para escenarios en películas. Son una maravilla.





Si queréis ver cómo queda una de estas secuoyas en un jardín, os invito a ver mi reportaje sobre el maravilloso jardín de Floramagoria.

Fuentes de información:
"Planta", de la editorial Pearson, Alhambra.

26 comentarios :

  1. un lugar magico, es una verdadera catedral vegetal, conocer luegares asi con árboles majestuosos hace reflexionar a uno sobre el cuidado que le damos al plantea y todo lo que puede perserse...

    bueno siendo menos filosofico, me ha hecho gracia ver una planta de la familia de la "gayuba" como llaman aqui a las uvas de oso, Artostaphylos uva-ursi.

    Si te gustan los bosques, como veo que si, te recomiendo la Tejeda de Tosande, en el norte de palencia, cientos de Tejos retorcidos en una empinada ladera, como un bosque de pelicula de miedo.. y otro que he podido visitar es del parque de la biosfera de Muniellos en Asturias... sin duda tambien despiertan en uno sentimienots ancestrales...

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí tienen muchas especies diferentes del mismo género que la gayuba, y son estupendas para usar en jardines. A mi me encantan :).
      Me recomendaste hace tiempo varios bosques, de los que busqué imágenes en internet y me parecieron preciosos. Y estos dos que me dices ahora también prometen. A ver si algún día puedo acercarme a verlos. ¡Gracias!

      Eliminar
    2. uno mas antiguo, tanto que es de piedra!!! el bosque fosil de verdeña en Palencia, visitable :D

      Eliminar
    3. las gayubas me parecen excelentess como cubresuelos, siempre que las veo pienso porque no se usaran mas... en jardineria y restauraciones de taludes...

      Eliminar
    4. ¡Ay que chulo! ¡no sabía que había un bosque fósil en Palencia! En España hay cosas importantes de ese tipo que no reciben la importancia que se merecen...
      Yo quería poner gayubas en mi jardín pero no encontraba en viveros. Una vez vi pero me pareció una planta muy pequeña a precio muy alto.

      Eliminar
  2. Que hermoso paseo Lisa, me encantan estos árboles con ese porte maravilloso. Muchas gracias y un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lola, son impresionantes. Al parecer antes de las glaciaciones había secuoyas en Europa. Qué pena que se perdieran. Un beso.

      Eliminar
  3. Fantástico, Lisa!Inmensas secuoyas asistidas por el fuego controlado para facilitar su supervivencia... Todo el post es interesante y las fotos espectaculares. Ole tú! gracias y un beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :D. Si es que parece mentira que existan cosas así en este mundo...cómo se quedarían los primeros europeos en verlo... ¡¡Un beso!!

      Eliminar
  4. Impresionantes, los árboles y las fotos.
    Desde luego no son árboles para mi jardín, no! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pues sería increíble tener un jardín con árboles como estos :D!!

      Eliminar
  5. Qué magnífico artículo, Lisa...y qué fotografías!! Me quedo sin palabras para describir esos árboles :) Enhorabuena, ha sido una gozada leerte y disfrutar aunque sea virtualmente de tus preciosas imágenes. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias!! cómo sería tener una casa cerca de un bosque así...qué gozada... no digo debajo porque como se caiga alguna rama...¡¡otro abrazo!! :D

      Eliminar
  6. Lisa, un reportaje precioso y esos árboles maravillosos, me encantan. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay muchas gracias Teresa :D. Son unos árboles increíbles. Besos.

      Eliminar
  7. Soberbias. Es curioso que unos árboles tan majestuosos y tan antiguos conserven un ciclo tan delicado con su propio ecosistema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que todo es interesante en estos árboles :D. Muchas gracias.

      Eliminar
  8. Impresionantes fotos y gran artículo Lisa. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Muchas gracias Marián!!! un placer compartir historias de plantas contigo :D.

      Eliminar
  9. Estos árboles son maravillosos, que son enormes y tienen una bonita corteza. Nosotros, por desgracia, no lo hacen. Los vi sólo una vez en un ogrdzie botánico en Alemania. * Traductor Google dio consejos y entender su comentario conmigo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Giga, me alegro de que pudieras entender mi comentario :).

      Eliminar
  10. Me ha encantado!!
    ♥♥♥

    Gracias Lisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvia :D. Me alegro de que te haya gustado tanto :D:D.

      Eliminar
  11. Buenas
    Una forma de contemplar Secuoyas sin salir de la península es visitar el Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón
    http://www.cantabriarural.com/lugares-de-interes/monumento-natural-de-las-secuoyas-del-monte-cabezon.html
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, he oído hablar de él más de una vez. También he visto algunas fotos, tiene pinta de que debe ser muy bonito...gracias por recordármelo :)). ¡¡Algún día habrá que acercarse a verlo!!

      Eliminar
  12. Buenas
    Una forma de contemplar Secuoyas sin salir de la península es visitar el Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón
    http://www.cantabriarural.com/lugares-de-interes/monumento-natural-de-las-secuoyas-del-monte-cabezon.html
    Un saludo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...