21 diciembre, 2015

Viaje a Canta (4ª parte: las lagunas)

La última parte del recorrido que hice en mi viaje a Canta, en Perú, transcurre por la zona alta de los Andes, quizás por lo que llaman la Puna. Estamos en lo que se conoce como la Cordillera de la Viuda. Aquí no bajamos de los 4000 metros sobre el nivel del mar. Por eso la vegetación arbórea es escasa y las cumbres están cubiertas por "nevados" o totalmente desnudas en los casos en que la nieve se ha derretido. Aquí abundan, además, lagunas alimentadas por esos nevados. La primera que nos encontramos al seguir nuestro camino desde la última parada es la laguna de Chunchun.
La última parte de la ruta que seguí se ve en el siguiente mapa con el número 4, varios kilómetros después de pasar el pueblo de Cullhuay, el último que encontramos en el camino antes de las lagunas e iniciar el descenso hacia la costa:

Aquí se ven las lagunas por las que pasamos.

Junto a la laguna de Chunchun había macollas de no sé qué especie de gramínea de un tamaño enorme. Si te ponías al lado te llegaba la hierba hasta el hombro. El contraste con el intenso azul del agua era precioso:

Y la majestuosidad del lugar se componía de la calma de la laguna con la altura de los picos circundantes, con nevados incluidos.

 

Aunque parezca que no hay mucha vegetación, si uno se fija en el suelo ¡encuentra cosas interesantísimas! por desgracia no sé sus nombres científicos, pero eso no es excusa para no incluir unas fotos:

Alguna leguminosa:



 
Como habréis visto ¡una maravilla!

Seguimos el camino sin dejar de asombrarnos por los paisajes: 

Estas lagunas son muy importantes para las aves y un paraíso para observarlas: 

Cada laguna tiene colores propios:
Una de las cosas que más me gustó fue descubrir estos cactus ¡a tanta altura! No sé qué especie es pero por lo que he visto podría ser Tephrocactus floccosus:

 Los había con flores naranjas y con flores amarillas, y no sé si significa que son especies distintas o son la misma. Pero eran preciosos los dos. Todo ese pelo haría pensar que son suaves, pero no conviene sentarse en ellos ya que las espinas son abundantes. El pelo les protege de las bajas temperaturas que se alcanzan a estas alturas.



Los frutos una vez desaparecida la flor:


 


Otra cosa que me fascinó fueron estas "almohadillas" verdes: 
 
 

Ahora ya solo tengo fotos del paisaje, como estas rocas en la montaña:

¡Unas chinchillas!


El camino por el que íbamos:


Los nevados: 
 

Más lagunas:
 



Llenas de aves:
 
 

Este es territorio de llamas...con unos pelajes muy graciosos:
 




Y los colores de la tierra en las montañas (junto con instalaciones mineras):

Gris, verde, rojo, etc: 
 

 

Tras pasar todo esto comenzamos a bajar hacia la costa. De camino encontramos un pequeño pueblo entre grandes pendientes, con una casita en la que destacaba su florido jardín:


¡Mirad qué puente!

A menor altura comenzamos a encontrar laderas llenas de bromelias, cactus, etc.



Y finalmente se llega al desierto de nuevo para volver a entrar en la ciudad de Lima. Aquí termina esta serie acerca del viaje a Canta que espero que os haya gustado.

16 comentarios :

  1. Que maravilla de fotos Lisa, es un pots precioso. Los cactus me parecen una pasada, quizás tenga esa melena para protegerse del frío, las chinchillas son también preciosos. Feliz semana Lisa. Un enorme besin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lola. La verdad es que los paisajes tienen la mayoría del mérito en estas fotos, jeje. Sí, deben de tener esa melena por el frío. Me pregunto cuánto aguantarían por aquí. Muchas gracias y feliz semana a ti también. ¡Otro beso!

      Eliminar
  2. Maravilloso Lisa, que preciosas lagunas, cactus las montañas bueno todo, me ha encantado. Querida Lisa, te deseo que seas muy feliz, se que será triste yo te dejo un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querida Teresa :). Muchísimas gracias por tu abrazo y bueno, se llevará lo mejor posible. Otro abrazo y muchos besos.

      Eliminar
  3. que lugar tan bonito, QUE ENVIDIAAAAA, voy a pedir a los reyes que me lleven por alli de viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario, jejeje. Me doy envidia hasta yo que ya no estoy por allí y me encantaría volver, jejeje. Pues mira, es un buen regalo de reyes.

      Eliminar
  4. Excelente el post Lisa, enhorabuena por las fotos y el reportaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Bernardo! tú que me quieres bien :).

      Eliminar
  5. ¡Qué belleza de paisajes Lisa! Me tengo que conformar de momento con visitar los que tengo cerquita, pero gracias a tus fotos ha sido fácil irme hasta Perú con la imaginación.
    Te deseo también todo lo mejor para estas fiestas y para el año que va a empezar y te mando un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Los que tienes cerquita no tienen mucho que envidiar!! ¡Muchas gracias :), otro gran abrazo para ti!

      Eliminar
  6. Tus fotos tan fantásticas como siempre, Lisa. Ayshh!!! qué viajes tan fascinantes haces.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica :). el blog me sirve para hacer como si repitiera el viaje por unos instantes. Un beso

      Eliminar
  7. Hola Lisa! he pasado por aquí sabiendo que me esperaba una de esas fabulosas excursiones (expediciones) que nos regalas y, obviamente, no me ha defraudado. Preciosas imágenes de un viaje que no deja de resultar fascinante. Gracias por compartirlo y un abrazo grande, grande; así de grande, sí :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :D. Gracias por pasar a verlo. A mi me gusta compartirlo porque me sirve como para revivirlo un poco. Otro gran gran abrazo para ti :).

      Eliminar
  8. Olá excelente post.
    As imagens são lindas!
    Prazer em conhecer o blog.
    Boas festas.
    janicce.
    Janicce.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...