27 noviembre, 2013

Pazo de Lourizán

Como alumna de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes he tenido la suerte de haber disfrutado de este precioso pazo y sus jardines.


Un pazo es una casa solariega gallega, especialmente la edificada en el campo.

El Pazo de Lourizán está situado en una enorme finca de 54 hectáreas, próxima a la población de Marín, en Pontevedra, Galicia, España.

Además del imponente edificio, la finca cuenta con el jardín y una arboleda. Al tratarse de una zona con un clima suave (por su cercanía al mar) y de carácter atlántico (bastante húmedo y fresco) el jardín cuenta con muchas plantas típicas de jardines japoneses como son los arces, las camelias y los rododendros.

Hojas de un arce japonés



De hecho Lourizán forma parte de la denominada "ruta de las camelias" junto con otros pazos gallegos. A finales de invierno (la época de floración de estas plantas) las escaleras de acceso al jardín que está al pie del edificio se cubren con una alfombra de pétalos de camelia:







Junto a estas plantas hay también helechos arborescentes:



La finca fue adquirida en el s. XIX por el abogado y político Montero Ríos, que la utilizó como residencia de verano. Al parecer Montero Ríos presidía la comisión encargada de la negociación del Tratado de París, por lo que en los salones del edificio se negoció dicho tratado, por el cual se cedieron las islas de Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam (pacto que daría fin a la Guerra de Cuba). Muchos le culparon de la pérdida de las dos últimas colonias del Imperio Español, Cuba y Filipinas.

El edificio, construido a principios del siglo XIX, es de estilo modernista y fue obra del arquitecto Genaro de la Fuente.

A comienzos de los años 40 fue adquirido por la Diputación de Pontevedra y en 1943 se lo cedió al Ministerio de Educación para su uso como Centro Regional de Enseñanzas, Investigaciones y Experiencias Forestales. En 1946 se convirtió en Escuela Técnica Superior de Montes, lo que explica la larga relación entre Lourizán y los estudiantes de montes.

Todos los años un grupo de alumnos de ingeniería de montes iba una semana de prácticas a este lugar privilegiado. Esta tradición ya está muriendo, junto con la titulación de Ingeniero de Montes, debido a los nuevos grados establecidos por el sistema de Bolonia. Y yo me encuentro entre los afortunados que han podido ir a Lourizán en viaje de prácticas. De entonces son estas fotos.

Alumnos de montes avanzando hacia la puerta para instalarse en las habitaciones

Ahora está integrado en la estructura del Centro de Desarrollo Sostenible de la Consejería de Medio Ambiente. El Centro de Investigaciones Ambientales y Forestales de Lourizán se encarga de la protección, conservación y avance del patrimonio forestal de Galicia.



Del edificio destaca la escalera de piedra de corte imperial, sus columnas, grandes ventanales y estatuas de inspiración clásica. En los jarrones de piedra que adornan las escaleras había algún tipo de bromelia que aportaba un toque exótico al conjunto:



La vista desde la gran escalera de piedra deja ver un imponente cedro (Cedrus deodara) con musgo en las ramas:




Y los ventanales están enmarcados con glicinias de troncos trenzados aumentando el aire romántico del lugar (Wisteria sinensis):



Vista hacia la izquierda desde la escalera

Vista hacia la derecha desde la escalera



Algunos de mis compañeros tuvieron la suerte de contar con este espacio acristalado en su dormitorio:



Varias imágenes de la escalinata de acceso al edificio:








En el interior también destaca esta escalera y, en la vidriera, aunque no se ve bien, está el escudo del cuerpo de ingenieros de montes:



Las vistas desde mi habitación, hacia la parte de atrás del edificio.


Así de bien nos trataban a la hora de desayunar y cenar.


El jardín es de tipo romántico y está lleno de fuentes y detalles como grutas y cascadas:



La propiedad cuenta con un arboreto creado en 1949 que reúne especies exóticas y autóctonas plantadas en el jardín desde el siglo XIX hasta la actualidad. Además de especies singulares como la Metasequoia glyptostroboides y castaños japoneses y chinos, destacan especies forestales como el olmo holandés, eucaliptos, secuoyas... y las palmeras o las magnolias. Muchos de ellos con un porte imponente.





Un hórreo (construcción típica del noroeste de España, destinada a guardar y conservar alimentos alejados de la humedad y de los animales):







Junto al edificio hay un fantástico invernadero cuya entrada está adornada con una pérgola cubierta de glicinia:









El centro del invernadero está dominado por un imponente ejemplar o grupo de ejemplares de lo que parece algún tipo de ave del paraíso (Strelitzia) o heliconia.



Otra de mis plantas favoritas, una gunnera:


Me encantan los pinchitos del tronco:



El invernadero tiene un estanque:





Y una zona con suculentas:





Tilandsias:



¡¡Mas helechos arborescentes!!



Pequeñas plantas crasas como estos sedum:



Kalanchoe o madre de mil (¿o es de cien?):



Graptopetalum paraguayense:



Y plantas carnívoras:







Una vez fuera del pequeño pero estupendo invernadero (creo que sería la más feliz del mundo si pudiera tener uno) seguimos viendo especies exóticas, como esta Yucca elephantipes:




Por último quiero enseñaros algunos de los detalles de este jardín, como esta cueva llena de espejos en su interior:



O esta fuente que me parece preciosa:







Además del Pazo de Lourizán hay muchos otros bastante famosos. Uno de los días pudimos visitar éste, de cuyo nombre no me acuerdo y llamado Castillo de Soutomaior (gracias Almudena por la identificación), cuyo jardín me gustó menos, pero sigue siendo bello. ¡Espero que os haya gustado!




8 comentarios :

  1. Es precioso Lisa, Gracias por mostrarlo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias Teresa!! me alegro de que te haya gustado :D

      Eliminar
  2. Qué recuerdos!!!!
    La verdad es que hemos tenido muchísima suerte de haber podido ir y es una pena que ya no se hagan viajes allí.
    El otro es el Castillo de Soutomaior (creo) y es cierto que el jardín no es tan bonito...
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii!! la verdad es que era un sitio precioso aunque estuviéramos más pendientes de las prácticas y los viajes que teníamos que hacer. Hoy he visto, que no lo sabía, que ahora los alumnos de geobotánica tienen que vender un calendario para ganar dinero para pagarse los viajes de prácticas, al campo...que pena, espero que les dé para ir. Gracias por la identificación del otro sitio! ahora lo corrijo. Un beso!! :)

      Eliminar
  3. Teniendo casa en Galicia y una base de operaciones me lo voy a preparar para hacer la ruta de las camelias, que preciosidad de sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí!!!me encantaría ver las fotos que hagas :D

      Eliminar
  4. Qué recuerdos tan bonitos. Somos muy afortunados todos los ingenieros de montes que hemos disfrutado el viaje de practicas de Lourizan. Enhorabuena por el blog, Lisa.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias Pablo!!! Sí que somos afortunados, aunque cuando estábamos allí a lo mejor no estábamos tan pendientes de lo bonito del sitio. Es una excursión muy chula.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...