13 mayo, 2013

Red del Becerro-Sumidero: La Cueva del Becerro (I)

Continuando con la serie de la "Red del Becerro-Sumidero", dedico esta entrada a describir La Cueva del Becerro.


Boca de la Cueva del Becerro en carga



La Cueva del Becerro es una importante resurgencia de gran actividad hídrica que drena una extensa zona. La gruta sólo es practicable en épocas de menor pluviosidad, cuando no presenta actividad hídrica, ya que cuando hay abundancia de agua su boca arroja al exterior un impresionante caudal, quedando la cavidad prácticamente sifonada.

Posee varios puntos de descarga permanente del sistema (es decir, puntos por los que sale agua todo el año), que en época de lluvias o deshielo no son capaces de evacuar el enorme volumen de agua entrante, por lo que se anegan los conductos y se expulsa agua de modo violento por la boca de entrada.







En el interior de esta cueva se conocen dos sifones. Un sifón es un segmento de una galería inundado, de manera que se hace imposible continuar con la exploración de la cueva sin sumergirse. A no ser que se trate de un tramo muy corto, será necesario el uso de equipo de buceo para llegar al otro lado. Se denomina galería a todo tramo practicable de un sistema de cuevas (secciones horizontales en lugar de verticales o subverticales).

 Galería en el interior de la cueva




Pero antes de llegar a los sifones, esta cueva presenta, entre su entrada y el primer sifón, 300 m de galerías que no están inundadas salvo en época de fuertes lluvias, cuando un curso de agua discurre violentamente por su interior. En las siguientes fotos se muestra el interior de la cueva recorrido por un arroyo, en un momento en el que el escaso caudal del mismo me permitió cruzar y entrar en la cueva:

 Curso de agua que sale por la cueva cuando entra en carga








 Vista de la boca de la cueva desde el interior, con agua saliendo por ella


Vídeo del agua en el interior de la cueva


El primer sifón se alcanza tras pasar una bóveda sifonante (pequeña zona que se sifona cuando la red entra en carga pero que el resto del tiempo constituye, como mucho, un pequeño paso inundado a atravesar) y recorrer una zona ascendente para luego descender. Recibe el nombre de "Carlos Romero" y tiene una longitud de 22 m según la detallada descripción que ofrece la página del GAEM. Este sifón recibe un aporte de agua permanente a la vez que presenta una vía de desagüe que da lugar a uno de los puntos de descarga permanente del sistema llamado "Fuente Morena". Existen otras tres fuentes que creemos que constituyen puntos de descarga permanentes. Se trata de una fuente que desagua directamente al río Guadiela, de la "Fuente Elvira" (que se cruza en el camino hacia la Cueva del Becerro unos metros antes de llegar a la misma), y del nacimiento del "arroyo de la Hoz del Castillo". En siguientes posts hablaré de las más importantes.

 Detalle de unos metros antes de llegar a la rampa de arena y barro que desemboca en el sifón Carlos Romero




 Rampa de arena y barro que hay que bajar para llegar al sifón


 Sifón Carlos Romero. Se puede apreciar la instalación permanente dejada por los espeleobuceadores


 No lo sé, pero pienso que a lo mejor el orificio que se observa en la pared derecha es la vía de desagüe que va a la Fuente Morena




Tras el sifón Carlos Romero se encuentra un cauce de agua que desaparece al llegar a una zona conocida como "La falla". Seguramente sea en este tramo donde se encuentre el enlace de la cueva con alguna galería que termine en la surgencia intermitente conocida como "El Becerrillo". Esta surgencia solo es activa cuando entra en carga todo el sistema. En la siguiente imagen se muestra la topografía de la cueva, tomada de la página web de GAEM, en la que he cambiado una cosa con la que discrepo:



Según se va avanzando se dejan atrás diversos obstáculos y se llega a una zona llamada "El Paso de la Risa", que resulta ser una bóveda sifonante que se convierte en un sifón de 20 m de largo en función del nivel de agua existente. A partir de aquí se encuentra un importante curso de agua permanente y se llega al tercer sifón, cuyo nombre es "Hermenegildo Triguero". Este sifón es mucho más largo y presenta una sección alentejada de gran tamaño (5 x 2 m), indicando que se trata de un muy importante colector de lo que debe ser una amplia zona de captación. Se han reccorrido 275 m y aún no se ha llegado al final del mismo. Las exploraciones siguen su curso a cargo de los espeleólogos. La dirección de la galería coincide con la dirección existente en uno de los sifones que se encuentran, y de los cuales no se ha pasado, en El Sumidero. Por último os dejo un vídeo de la surgencia del Becerro en uno de sus momentos de mayor violencia:





Restos encontrados en el Becerro: En esta cueva los miembros del grupo de espeleología GAEM recogieron diversos materiales pertenecientes a la Edad del Bronce que encontraron junto al sifón Carlos Romero.

Por la remoción que presentaban los hallazgos, cabe suponer que hayan sido arrastrados de forma natural por el agua hasta ese punto.

Estos datos indican que la Cueva del Becerro, o algún punto de acceso a la misma (como podría ser La Cueva de la Sotarrña, próxima a la surgencia de la Coveta, de la que hablaré en otro post), fue utilizada como lugar de enterramiento para un grupo de personas en un periodo que quizás corresponda al Bronce Medio.

Los restos encontrados fueron cerámicas y huesos humanos muy fragmentados. "Varios fragmentos craneales, maxilares y varias piezas detarias, así como costillas, un fémur entero y varios trozos de peroné" (Alcalaina, 1982). La cerámica, con una erosión freática muy marcada, consistía en parte de un cuenco, un fragmento con mamelón y otro con arranque de asa, como indica Margarita Díaz-Andreu García en "La Edad del Bronce en la provincia de Cuenca".

2 comentarios :

  1. Muchas gracias Lisa, por los trabajos que publicas.
    Angel Torres Canales

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario

linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...